jueves, 13 de febrero de 2014

La carta de lectores destacadísima de la jornada.

Miles de discordancias mediante, el PIBE María Itatí se apena por el analfabetismo que reina en la patria. Sic. Un documento de colección, para leer y aprender en familia.

Image and video hosting by TinyPic

9 comentarios:

Tilo, 72 años dijo...

Esta señora (ó señor), como muuuuucha gente, sólo repara en UNA parte de los enormes cambios operados en los últimos 40 años.
En esa gloriosa época, el 1% de la población NO se había (aún) APODERADO de la riqueza que le corresponde al 50% más desfavorecido. Los putos y tortas no se podían casar. Más bien, vivían ocultos detrás de mil hipocresías. El neoliberalismo tampoco había hecho mierda (aún) a más de la mitad del globo. Tampoco recuerda que más o menos entre 1973 y 75, el reparto de la torta de la economía argentina estaba arañando el fifty/fifty.
Más que desolarse por el "estado actual", debería haberse arrancado las pilchas y los pelos por todos los que contribuyeron para crear "eso" que tanto le molesta. No recuerdo haber escuchado caceroleo alguno por ese motivo.

Saludos

Manfred Pichota dijo...

Tenía muchas ocupaciones, como correr por la vereda. No le pida que se preocupe por otros temas.

MÓNICA ROSANO dijo...

TAL CUAL TILO. TODO MUY LINDO PERO HABÍA UNA GRAN HIPOCRECÍA. NO SE PODÍA HABLAR DE NADA,CUANDO UNO CUESTIONABA A UN PROFESOR LO RAJABAN DEL AULA, NI QUE HABLAR DE EMBARAZO. QUEDABAS LIBRE

MÓNICA ROSANO dijo...

TAL CUAL TILO. TODO MUY LINDO PERO HABÍA UNA GRAN HIPOCRECÍA. NO SE PODÍA HABLAR DE NADA,CUANDO UNO CUESTIONABA A UN PROFESOR LO RAJABAN DEL AULA, NI QUE HABLAR DE EMBARAZO. QUEDABAS LIBRE

Esther dijo...

A ver si entiendo… ¿Está hablando de la época en la que en los diarios serios, como Clarín, tenían correctores en su planta laboral, a los que le pagaban un salario para evitar la publicación de semejante destrozo linguístico?

¿De la época aquella, en la que el analfabetismo era mayor que el actual y buena parte de los chicos no terminaban la primaria o, si la terminaban, no seguían la secundaria?

¿Y de que no vivamos en esa época feliz la culpa la tiene este gobierno, solito él, y los anteriores no?

Tampoco tengo claro a qué le llama "analfabetismo". Evidentemente no se refiere al viejo "analfabetismo" (no saber leer ni escribir), pero tampoco al funcional, al científico, al…

Y me gustaría saber cuándo y dónde pasó su infancia, porque por más felicidad y libertad que hubiera en las calles, ¿no tenía horario nocturno para regresar de sus correrías? Padres permisivos, si se me permite opinar…

Eso sí, supongo que no vivió en las grandes ciudades en las épocas de estado de sitio militar, por ejemplo. Tampoco en el 55, cuando cualquier niño podía ser bombardeado en la Plaza de Mayo en un mediodía cualquiera.

El final me deja más que asombrada. Cito:

«Espero algún tipo de respuesta, porque sé que en el Gobierno leen este diario. Yo quisiera que mis hijos corrieran por las calles de mi país como yo de pibe, que jueguen con sus vecinos en la vereda y disfruten la verdadera libertad».
¿¡Qué entiende por "verdadera libertad"!? ¿Salir a jugar con los vecinos en la vereda o correr por la calle? Qué suerte que tienen los pibes esclavizados en los campos de yerba o de papas, a ellos esta disyuntiva no se les plantea. Qué suerte que tuvieron los que se quedaron sin laburo durante los noventa, a ellos seguramente no les importaba jugar o no en la vereda, estaban ocupados cartoneando. Qué suerte que tienen los pibes de los barrios marginales, ellos sí andan libres en las calles (los cagan a balazos, pero esa es otra historia, ¿no es así?).

Creo, firmemente, que una sociedad en la que las personas, niños o adultos, puedan sentirse seguros en la calle o en sus veredas es una mejor sociedad. Espero que alguna vez se recupere esa, hoy, utopía.

Pero, caramba, hay que lavarse la boca con agua, jabón y lejía antes de atreverse a hablar de la "verdadera libertad".

Saludos.
Esther

Esther dijo...

Por otro lado, a esta señora y al diario Clarín habría que avisarles que en las escuelas ya no se estudia con "el manual de la maestra" y que las publicaciones periodísticas constituyen parte de la bibliografía que los alumnos utilizan. Así que si les interesa la educación deberían preocuparse porque no caiga en manos de los chicos sus cartas y sus diarios, tan mal escritos.

Manfred, te acompaño un poco en ese enorme trabajo que te tomaste (en tu lugar hubiera renunciado de entrada ☺☺☺):

«¿Qué les dejo a mis hijos para su mañana? ¿Sólo inseguridad, analfabetismo, delincuencia, y mas (tilde) corrupción del Gobierno, que día a día nos miente descaradamente?»
No puede dejarles a sus hijos para el mañana las mentiras y corrupción del gobierno actual, salvo que crea que este gobierno seguirá durante muchos años más.

«Hoy leo que muere gente que lo que tan sólo hace es (hacía era, si murieron el verbo va en pretérito) vivir honestamente, hijos que sólo corren libres, pero les quitan lo más sagrado que tenemos: la vida.»
No se sabe qué quiere decir: todas las personas se mueren, hayan vivido o no honestamente, y se mueren por razones varias (un ataque cardíaco, por ejemplo). No es posible considerar la segunda parte de la frase (que sí indica una causa violenta de muerte), porque esta segunda parte se refiere a los "hijos que corren libremente", lo cual no tiene que ver con "gente que vive honestamente" (salvo que "correr libremente" sea sinónimo de "vivir honestamente" y "gente" de "hijos").

«Yo nací en una época en que jugaba en la vereda libre (cuando se nace no se juega en la vereda); (dice que lo que es libre es la vereda, no sus juegos) , con mis padres que tomaban mate y aunque era poca la plata, alcanzaba para comer y llegaba a fin de mes (¿quién llegaba? La única persona en singular es ella, pero ella, en ese momento, era una niña que jugaba en la vereda). Una época donde la educación era lo primero, y un agente de la fuerza era respetada y se le decía “señor”. Y al adulto jamás se le contestaba, mas (tilde) bien era “disculpe, gracias, permiso, tome asiento”. No existía eso de contestar mal, porque te castigaban.»

«Hoy leo los diarios, salgo a la calle y pienso: ¿Por qué mi país ha cambiado, qué hemos hecho mal como argentinos para que ya no podamos salir a correr libres?
[…]
Estabas en tu vereda sin miedo a que alguien te dañara: ¡ esas sí eran “épocas ganada!”.»
Que se decida: cuando transcribe sus pensamientos, o empieza con mayúscula luego de los dos puntos o empieza con minúscula.
Que se decida: o sigue la vieja regla ortográfica de tildar el adverbio "solo" y los pronombres "este, ese, aquel", o sigue la nueva regla ortográfica de no tildarlos.

«¿Qué futuro le estamos dejando a nuestros hijo y cual (tilde) es la “década ganada” de mi Argentina, según promociona el Gobierno.»
Falta cerrar la interrogación.


¿A qué escuela fue esta persona? ¿Verdaderamente esa vieja escuela es mejor que la actual?

Saludos.
Esther

Manfred Pichota dijo...

Excelente, Esther.

Axel Keller dijo...

Actualice el blog, Manfred querido. haga patria.

Abrazos fraternales.

Manfred Pichota dijo...

Mañana volvemos con todo.